Centro Enlace- Elijo

Un miércoles al mes, se reúnen en Centro Enlace un grupo de adolescentes y preadolescentes con los que compartimos emociones, vivencia e inquietudes.

El objetivo de las sesiones es meditar con toda libertad para poder así aprender. Es un momento fascinante porque chicos y chicas de entre 12 y 15 años se expresan, aprenden a cómo relajarse, intercambian puntos de vista y en definitiva, comparten sabiduría y aprenden unos de los otros.

Pero no sólo ellos aprenden, también los adultos que los acompañamos lo hacemos al redescubrir otras maneras de ver el mundo.

La última sesión fue especialmente interesante. Organizamos a los adolescentes en 3 grupos de trabajo para que pudieran pensar  y hacer propuestas sobre cómo podrían mejorar  su entorno y la manera de relacionarse con los demás . Ahí surgió un tema de fondo que todos compartían: poder elegir.

Todos podemos elegir de qué manera nos vamos a enfrentar a nuestra vida.

Poder elegir implica tomar decisiones, ser responsable y poder prever las consecuencias de todos y cada uno de nuestros actos.  Poder elegir es vital en la adolescencia, ya que a partir de ahí los chicos y chicas  definen sus valores, potencian su autoestima y redirigen su vida hacia qué tipo de adultos quieren ser.

Como padres, educadores y terapeutas, nuestro deber es enseñar a nuestros hijos a que sepan tomar decisiones y sean responsables. Y como adultos es nuestro deber enseñar con el ejemplo, ¡aunque no sea siempre una tarea fácil!

Aquí unos tips que sobre cómo podemos fomentar la capacidad crítica y la responsabilidad en los chicos y chicas desde pequeños:

  • Fomenta una imagen positiva de sí mismo, reforzando sus cualidades y  respetando sus dificultades.
  • Dale espacio para que pueda expresar cómo se siente, qué cosas le gustan y cuales no.
  • Comparte tus emociones y vivencias del día.
  • Favorece la autonomía y el desarrollo de las responsabilidades con tareas que pueden realizar
  • Déjale tomar algunas decisiones para que sepa que su opinión es importante.
  • No lo sobreprotejas, ofrécele la oportunidad de que encuentre sus propias soluciones ante lo que le genera frustración.
  • Enséñale a buscar alternativas para que pueda elegir la que le haga sentir mejor.
  • Demuéstrale el valor de la responsabilidad, siendo consecuente con las decisiones tomadas y analizando las consecuencias sin juzgar.
  • Enséñale que equivocarse es humano y que siempre hay que aprender de nuestros errores a través de la Bondad.

Finalmente, recuerda que no elegimos qué circunstancias nos tocan en la vida, pero sí podemos elegir cómo vivirlas.


Ana Lombard

Terapeuta Global – Cuerpo, emociones & estrés

Fundadora del Centro Enlace, “Terapias Naturales Cuerpo y Mente”

Creadora de idstress App